Buscando el desarrollo sostenible

 

 

La refabricación de componentes supone una reducción de miles de toneladas de CO2 al planeta y un ahorro de energía descomunal frente a lo que supone la fabricación de nuevos componentes.

Ahora que somos conscientes del impacto ambiental que generamos y de sus problemas, todos los cambios en busca de un desarrollo más sostenible son bien recibidos. Una de las medidas que los gobiernos están empezando a potenciar es la economía circular. Actividad que las empresas que refabircamos componentes llevamos tiempo desarrollando.

 

 

¿Qué ventajas tiene consumir un producto refabricado frente a uno nuevo?

  • Disminución de la generación de desechos.
  • Reducción de la contaminación del aire que genera la producción de nuevos materiales.
  • Reducción de la contaminación del agua que genera la producción de nuevos materiales.
  • Reducción de la utilización de combustible, agua y materiales en la generación de un nuevo producto.

Cuando proyectamos la economía circular en la industria, los datos son reveladores; refabricar una pieza consume hasta un 85% menos de materia prima y un 80% menos de energía en comparación con fabricar la misma pieza nueva. Además, la cantidad de toneladas de acero, aluminio y otros materiales que dejamos de producir es muy alta.

Para que este tipo de industria se consolide, es necesario concienciar al cliente final de consumir productos refabricados siempre que sea posible.

En Turbo Motor siempre hemos apostado por este modelo de producción comprendiendo las limitaciones del planeta y apostando por un desarrollo económico sostenible.